Bienvenidos a mi blog

En este blog cuento con vuestora opinión y si teneis sugerencias
para mejorar el contenido no dudeis en poneros en contacto con migo.

Contacta con migo

Cómo tener unos dientes blancos

A medida que pasan los años, por mucho que cuidemos nuestros dientes siempre tenderán a deteriorarse y a mostrarse más feos que antes. Lo que sin duda más influye en que nuestro esmalte dental se estropee son precisamente nuestros malos hábitos. Resulta evidente pensar que a todas las personas nos gusta poder lucir sonrisa con nuestros dientes blancos, pero no siempre es posible. Los malos hábitos aceleran el proceso, pero por naturaleza los dientes se van oscureciendo sí o sí, aunque en nuestra mano está seguir una serie de consejos para tener unos dientes blancos durante mucho más tiempo.

dientes-cuidados

 

Malos hábitos a tener en cuenta para mantener blancos nuestros dientes

La higiene bucal diaria resulta un factor fundamental para mantener un color bonito en nuestra dentadura. Aunque no seamos conscientes de ello, en la boca tenemos miles de gérmenes que actúan sin que nos demos cuenta. Es obvio pensar que por un día que no nos cepillemos la boca correctamente no se nos van a caer los dientes, pero porque es a largo plazo cuando veremos los resultados, tanto para bien como para mal.

El tabaco, el café y el vino también influyen de manera muy negativa. Son productos con muchos colorantes que cambian por completo el color original de nuestro esmalte dental. En el caso particular del tabaco hay que tener cuidado, porque muchas veces lo que hace el propio tabaco es tapar de alguna manera los posibles problemas dentales. Cuando una persona sufre gingivitis por ejemplo, tiende a sangrar de forma leve por las encías. Haced la prueba y preguntad a una persona con gingivitis y que fume tabaco; seguramente os dirá que no sangra, y es por esto que estamos comentando.

El sarro es uno de los principales enemigos de nuestra boca. No es necesario que tomemos determinados alimentos o bebidas para que aparezca, sino que en la mayoría de los casos la formación del sarro acompaña a la genética de cada persona. Hay personas que por mucho que se cepillen los dientes después de cada comida, por sus características genéticas tienden a tener una saliva que forma más sarro de lo normal. Esto también tiene solución, y es acudir con asiduidad al dentista para llevar a cabo limpiezas bucales o curetajes en el caso de que sean necesarios.

Los medicamentos también pueden aportar cosas muy negativas a nuestra dentadura, porque muchos de ellos se fabrican con componentes que resultan corrosivos para nuestros dientes, aunque tengan efectos positivos en nuestro cuerpo.

dientes-blancos-perfectos

Cómo blanquear tus dientes

Suponemos que como todo el mundo, tú también quieres lucir unos dientes blancos y bonitos. En el mercado existen multitud de opciones como pastas de dientes que están fabricadas con componentes que favorecen la regeneración del esmalte dental y que además eliminan por completo las manchas superficiales que tanto nos acomplejan.

También existen aparatos blanqueadores que podemos encontrar en cualquier farmacia. Por norma general son más potentes que las pastas de dientes blanqueadoras, pero también tienen un precio bastante más elevado. Son ideales si tenemos manchas en el esmalte dental a nivel superficial. Las manchas más profundas no las elimina.

La opción más efectiva sin duda es realizar un tratamiento de blanqueamiento dental en un dentista, pero evidentemente el precio es mucho más elevado que las dos opciones anteriores que ya hemos visto. Lo bueno de esto es que el dentista podrá aplicar el tratamiento de manera individualizada en todas las manchas que se vaya encontrando, por lo que tendrá la posibilidad de profundizar bastante más en nuestro esmalte que el resto de tratamientos de blanqueamiento dental.